Mediante la actividad física se cambia la calidad de vida, rejuvenece a las personas física y mentalmente, brinda la posibilidad de vivir una nueva vida y de desarrollarse en diferentes aspectos. 

 

Hacer ejercicio implica estar comprometido con uno mismo, para cuidarse y cuidar su cuerpo. Es necesario poner voluntad y empezar, por perezoso que uno sea. 

 

Varios estudios muestran que llevar una vida sedentaria es tan riesgoso como fumar. La inactividad física enferma la mente y el cuerpo. Es importante tener en cuenta que sólo nosotros somos responsables de nuestra salud, y sólo nosotros podemos tomar la decisión de cambiar nuestro estilo de vida y mejorar la calidad de la misma. Pensar en su salud es pensar en su futuro. 

 

Una vez que se inicia la actividad física se comenzarán a observar sus beneficios tanto en el aspecto físico, en la salud y en el bienestar emocional:
 

·                Se sentirá mejor consigo mismo.

·                Eliminará tensiones.

·                Controlará las emociones.

·                Manejará positivamente el estrés.

·                Logrará un sueño más profundo y reparador.

·                Podrá ayudarlo en el caso de estar deprimido a sentirse más feliz y tener un estado de ánimo más saludable, ya que con el ejercicio se liberan endorfinas (que mejoran y mantienen el humor).

·                Anima a las personas a reunirse en un ambiente de alegría.

·                Podrá ampliar su entorno social, conocer nuevos amigos, salir de su vida cotidiana y rutinaria.

·                Aprenderá a expresarse.

·                Desarrollará la iniciativa y la responsabilidad.

·                Logrará una mejor postura corporal.

·                Tendrá renovado aspecto físico.

·                Perfeccionará la respiración, lo que le ayudará a aflojar algunos nudos tensionales y sentirse mejor.

·                Perderá peso.

·                Incrementará la circulación sanguínea.

·                Beneficia el funcionamiento del corazón, lo hace más fuerte.

·                Mejorará la flexibilidad.

·                Aumentará los niveles de energía.

·                Perfeccionará la coordinación.

·                Mejorará sus capacidades funcionales, ya que intervienen todos los órganos y sistemas del cuerpo.

·                Podrá disminuir el colesterol.

·                Es un complemento esencial para controlar la diabetes.

·                Es necesario hacer ejercicios en forma regular, ya que los beneficios no se observan en forma inmediata.

 

Si usted es una persona perezosa o con poco interés en el ejercicio físico, sería benéfico que acudiera a algún amigo o alguna persona de su red social que quiera unirse a usted en este cambio que desea emprender, o bien, busque algún gimnasio cercano a su domicilio que le agrade y le divierta. 

 

El ejercicio físico debe ir acompañado de una buena alimentación. Los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas producen la energía necesaria para el trabajo muscular. 

 

La actividad física en la vejez comparte los beneficios de la misma en la juventud y la adultez, pero agrega provecho para: 

·                Vencer la artritis y los dolores.

·                Dejar de sentirse débiles o cansados.

·                Combatir la depresión.

·                Salir de la soledad, estar y conocer gente nueva con la cual relacionarse.

·                Reducir el nivel de estrés.

·                Mantener la flexibilidad.

·                Mejorar la atención y concentración.

·                Fortificar el corazón.

Es importante tener en cuenta que las personas mayores necesitan hacer ejercicios apropiados para su edad. Ya que la actividad física conveniente o saludable para una persona joven puede ser perjudicial para una persona anciana.

 

Mr. B