Situación

 

Algunas aplicaciones, a razón de limitación de recursos del equipo, o de problemas de configuración, tienden a "congelarse" y dejar de operar. Por lo general se dificulta la terminación de estas aplicaciones, o cuando se hace, quedan algunos procesos ejecutándose.

 

Recomendación

 

La "congelación" de una aplicación puede tener dos variantes, una que deje de operar, y otra que opere erráticamente, absorbiendo todos los recursos de la máquina, dejando las demás aplicaciones detenidas.

El primer paso es identificar cual de los dos tipos de congelación se presenta, accediendo al Administrador de Tareas de Windows presionando simultáneamente las teclas Control, ALT y Suprimir (ctrl., alt, supr tal como están escritas en las teclas)

Haciendo clic sobre la lengüeta "Procesos", se pueden clasificar los mismos por cantidad de recursos que consume presionando sobre el campo CPU o Uso de Memoria. Un alto uso de CPU (de un proceso que no sea un "Proceso inactivo del sistema")

Identifique el proceso que está usando todos los recursos, y/o el que represente el programa que usted considere tiene congelado el sistema, y presione con el clic derecho sobre el nombre. Aparecerán las opciones de Terminar el proceso o Finalizar el árbol de procesos. Sugerimos utilizar la segunda alternativa, ya que eliminara todos los subprocesos iniciados por la aplicación congelada.
 

 

 

MR. B