En esta época en donde las presiones políticas, económicas y sociales se hacen fuerte en la influencia de la conducta del venezolano y en donde quizás por la cultura que poseemos nos dejemos emboscar en muchas actuaciones que no son para nada favorables a nuestra condición personal y profesional, se encuentra muy de moda hablar acerca de los siete hábitos de la gente altamente efectiva escritos por Stephen R. Covey, de hecho observamos como las empresas envían a sus trabajadores a cursos sobre este tema, personas leen este libro y según el New York Times ha vendido más de 12 millones de copias en 32 idiomas en 75 países alrededor del mundo.

Es común escuchar a personas de distintas edades y sobretodo a jóvenes profesionales, con o sin experiencia describirse como “PROACTIVOS”, pero sabemos realmente lo que significa esta palabra que al parecer es tan sencilla decirla?, muchos la catalogan como ser audaz, responsable, creativo, anticipado, no dejar que alguien haga por mi lo que puedo yo hacer, ayudar a quienes lo necesitan, tener respuestas, antes de crear preguntar, entre otras descripciones…

En el primer hábito de la gente altamente efectiva Covey lo denomina “Proactividad”, en este capitulo nos lleva hacía la Victoria Privada, lo describe como el hábito de la responsabilidad que busca como resultado la libertad de nuestras acciones.

 

Él nos habla acerca de los círculos de la influencia, y los círculos de poder, el primero de ellos se encuentra englobado por todos aquellos aspectos en los cuales nosotros tenemos poder para influir bien en forma negativa o positiva, es decir, podemos modificarlo, mientras que el círculo de preocupación no está a nuestro alcance, ejemplo de ello resultan los conflictos políticos, medidas económicas, en fin, es el aspecto macro que nos rodea; cuando pasamos mucho tiempo dedicados a este último circulo estamos realmente perdiendo energías y girando entorno a una reactividad que nos conduce a la resignación, aflicción, acciones retrogradas y poca viabilidad para la toma de decisiones y por tanto se asumen posturas de descontrol y terquedad.

Pero es aquí cuando quienes son realmente proactivos actúan sobre un circulo muy pequeño de preocupación y muy grande de influencia, no ven problemas sino oportunidades para actuar, se abren a todas las acciones posibles, son parte de las soluciones y no de los problemas, actúan con autocontrol, buscan el logro en todo momento, piensan que nada es imposible; todo es factible y tiene solución.

Todos poseemos actitudes innatas en nuestros comportamientos, cualidades, condiciones y formas de actuar que transigen una motivación social, que predispone la acción de un individuo hacia determinadas metas u objetivos; pero también poseemos aptitudes, ello conforman nuestros rasgos generales de capacidad, competitividad y competencia propios de cada quien. Stephen R. Covey nos dice que necesitamos nuestra aptitud para comprometernos con nosotros mismos y con los demás y la integridad con que los mantengamos son esencia de nuestra proactividad.

En resumen la proactividad es el desarrollo autoconsciente de acciones creativas generadoras de las mejores oportunidades , con sometimiento permanente a refutaciones y aceptaciones posibles, en donde quienes intervienen serán los propios responsables de la efectividad que se logre.

 

A todos los invito a que seamos responsables de nuestras propias acciones y esclavos de nuestros éxitos…

 

 

MR. B