Los sistemas de ERP, CRM y SCM han sido los tres pilares y modelos venerados como la forma en que las empresas utilizan estratégicamente la tecnología informática. Se requiere construir un nuevo modelo para el futuro.

 
Se han propuesto muchos modelos para complementar, mas no suplir, el modelo de tres pilares manejado hasta ahora. Así como el ERP se compuso sobre las teorías de MRP y luego MRPII y posteriormente se creció el SCM sobre las políticas de mejoramiento de compras, se propone que estos tres grandes bloques se conjuguen en un solo juego de funciones requeridas por todas las empresas.

Consideramos que el mejor de los modelos que se han propuesto y que más se amolda a las necesidades en nuestras economías, incluye también tres bloques fundamentales. Uno central donde se puedan colocar todas las funciones de Colaboración en los negocios. Uno a la izquierda que complemente el uso del SCM para convertirse en el manejo global de la cadena de suministro, y uno a la derecha que permita manejar los negocios en tiempo real, en especial en lo que tiene que ver con los clientes.

La colaboración en los negocios está basada en una red de tecnologías y procesos de negocios que por definición ordena que su empresa se salga de los confines de las cuatro paredes y llegue al más remoto proveedor de su proveedor y al cliente de su cliente. El concepto de empresa ampliada forma parte integral de este bloque, en donde hacia los demás componentes, debe verse como una sola empresa, así en su interior sigan siendo un grupo de organizaciones trabajando en forma sincronizada.

La administración global del suministro toma los atributos mecánicos del SCM y agrega más capacidad estratégica empezando por cosas como la administración de relaciones y requerimientos y se extiende hasta la implementación, donde se mimetiza con el bloque de colaboración.

El manejo de los negocios en tiempo real es tal vez eso en que todas las empresas sueñan, pero que siempre se ve muy lejano de alcanzar. Aunque el impacto es en toda la plataforma, debe tener énfasis en el cliente y conocimiento en tiempo real de lo que el cliente y los prospectos quieren. El CRM no es suficiente, empezando porque es el cliente quien debe manejar la relación, no el vendedor.

A menos que se pueda avanzar en forma real hacia tener acuerdos sobre estándares y procesos, lograr que las empresas colaboren e intercambien información en tiempo real será todavía una utopía. Sin embargo, es factible que en el corto tiempo su empresa se vea requerida a participar en un esquema como el mencionado en estas líneas. Deberá estar preparado para hacerlo, usted, su empresa y empleados.

 
 
Mr.B