Naciones como  México, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú y otros
países se unieron a la lucha legal contra la nueva dura ley de inmigración de Georgia y advirtieron que la represión estricta podría poner en peligro los estrechos vínculos y lazos entre USA y sus vecinos latinoamericanos.

Estas naciones presentaron escritos el  miércoles por la noche en apoyo a los grupos de libertades civiles que pidieron a un juez
federal que declare la nueva ley de Georgia inconstitucional y la bloque para que NO entre en vigor.  La presentación marca una nueva etapa en el enfrentamiento legal entre los abogados de Georgia en contra de los grupos que habían amenazado con impugnar la ley incluso antes de que fuera aprobada por los legisladores.

México también se hace presente en la lucha, y hace eco en la estrategia legal que persigue desafiar estas leyes nuevas y tan duras de inmigración para que otros estados no las modelen y aprueben. Abogados que representan a México y sus ciudadanos presentaron escritos muy desafiantes a legislación similar aprobada en Arizona y Utah.

La ley de Georgia, conocida como HB 87, permitiría verificar el estatus migratorio de cualquier persona considerada sospechosa y que no pueda proporcionar la identificación adecuada  a los oficiales de la ley. Esto capacitaría a los agentes policiales a entregar todos los que resulten estar en forma ilegal en el país a las autoridades federales. También agrega nuevas sanciones para los
culpables de albergar a inmigrantes ilegales y la presentación de documentos falsos al solicitar un trabajo.

La oficina del gobernador Nathan Deal, no respondió a llamadas para hacer comentarios al respecto de este caso el día jueves, pero ha elogiado a la legislación como un “paso responsable hacia adelante” en la ausencia de una reforma federal.  A principios de esta semana Deal, instó a los agricultores a contratar a personas en libertad condicional para trabajar en los campos en lugar de los trabajadores que han ido ahuyentados por las restricciones de la nueva ley de inmigración.

México en un comunicado oficial dijo que “podría forzar las relaciones diplomáticas entre las dos naciones, porque interferir con los intereses estratégicos y diplomáticas de los dos países y el fomento de una amenaza inminente puede ser sancionada por el Estado prejuicio o discriminación“.

Otros grupos externos también han tratado de intervenir en la fase previa a un juicio muy esperado y programado para este lunes en referencia a la demanda contra esta injusta ley de inmigración. Funcionarios de la Corte anunciaron este jueves
que están organizando un tribunal especial para ayudar a mantener el control por la cantidad de gente que se anticipa llegará.

La Liga Anti-Difamación presentó un amicus curiae como advertencia esta semana a que la ley podría disuadir a los latinos a denunciar delitos y crear una subclase vulnerable al aumento de los crímenes de odio y violencia en la nación. Y la American Immigration Lawyers Association afirma esta ley da poder a las fuerzas policiales para no aplicar “el juicio altamente discrecional” y por lo tanto se pueden suscitar todo tipo de abusos, violaciones de inmigración y derechos humanos.

Arrestos Masivos e Injustificados de ICE

La presentación de México dijo que los funcionarios más importantes del país estaban observando muy de cerca el debate en torno a la medida del estado de Georgia. Se dijo que las autoridades mexicanas estaban consternados cuando Georgia aprobó la ley, lo cual podría afectar a millones de trabajadores mexicanos, a los turistas y estudiantes en USA; además de millones más de
personas cuyos empleos y negocios dependen del comercio internacional.

“México sostiene respetuosamente que, si la HB 87 se permite que entren en vigor, esta tendrá un impacto adverso muy significativo y duradero entre las dos naciones y sus relaciones bilaterales; además de un impacto tremendamente negativo sobre los ciudadanos mexicanos y otras personas hispanas que viven en Norte América y el estado de Georgia también”.

Para Ticovisión,

John F. Bisner Ureña