Para las personas que han seguido y leído mis artículos referentes al narcotráfico, su lucha fallida y terrorismo, creo comprenden y quizás estarán de acuerdo, que realmente ya no hay cara en que persignarse; es deprimente ver como las personas que elegimos y en las cuales depositamos nuestra confianza se dan vuelta como judas sociales y nos venden al mejor postor sin importarles los males causados a sus compatriotas y nación.
Su interés es simplemente enriquecerse ilícitamente, llenar sus bolsillos sin titubear a quien se lleven por delante. Cuando se trata de conveniencia quienes creemos son los que velan y resguardan el bien y la justicia se atreven hacer tratos con los carteles de la droga y hasta el diablo con tal de lograr su cometido y saciar su avaricia.

Declaraciones de un miembro del cártel de Sinaloa detenido en USA dan a relucir la complicidad de Washington con líderes de organizaciones ilícitas dejando así por entendido el porqué de la ineficacia de sus operaciones de inteligencia. Este tipo de declaraciones donde un hijo de un alto jefe del cártel de Sinaloa declaró ante una corte federal de USA que Washington le había dado “carta blanca para seguir contrabandeando toneladas de drogas al norte de Chicago y al resto de Estados Unidos”.

Estas declaraciones son de suma preocupación y dejan en tela de juicio a nuestros gobernantes, sistema jurídico y seguridad nacional. Aun cuando las acusaciones fueron prácticamente ignoradas por los medios de prensa norteamericanos, despertaron nuevas dudas sobre la política y lucha antidrogas de Washington al sur de la frontera, que muchos analistas consideramos ha sido por años muy corrupta e ineficaz.

Jesús Vicente Zambada-Niebla el hijo de Ismael “El Mayo” Zambada García, un líder de la organización narcotraficante de drogas y armas en la zona occidental del estado Mexicano de Sinaloa dio detalles de la presunta colaboración entre el cártel y el Departamento de Justicia norteamericano y sus varias ramas, incluyendo agencias como la DEA (Departamento Antidrogas Norteamericano) y el Buró Federal de Investigación Norteamericano (FBI).

Las declaraciones de Zambada-Niebla también dejo al descubierto fallos de inteligencia de USA, al hacer referencia a una polémica operación del (ATF) – Buró del Alcohol, Tabaco y las Armas de Fuego llamada “Rápidos y furiosos – Fast & Furious” lo cual despertó tema de investigación en el congreso norteamericano con gran preocupación y pretende seguir el rastro de las ventas de armas “hechas en USA” a los cárteles Mexicanos. Todos sabemos que el negocio de venta ilícita de armas en los mercados negros mundiales genera inmensas sumas de dinero y ganancia tanto como el tráfico de drogas mismo.

Hace unas semanas atrás en Arizona un patrullero detuvo un furgón por tener unas luces quemadas, el agente del orden le pidió al conductor del camión que abra la puerta trasera del tráiler y para su sorpresa este estaba lleno de armas automáticas de todo tipo en camino a Mexico.

Además, la sede central de la ATF en Phoenix, Arizona, ha decomisado más de 2.500 armas de fuego, incluyendo cientos de rifles AK-47 y pistolas Barretta de 9 y 10 milímetros, que fueron vendidos por agentes encubiertos a traficantes de armas en el sur de la frontera.

Aun cuando se continúa tratando de luchar y disminuir el contrabando de armas y drogas ilícitas en Norteamérica, todavía hay miles de armas desaparecidas en la frontera sin que se sepa su paradero pero se cree que la gran mayoría están en manos de asesinos que son la mano dura y verdugo de los carteles Mexicanos; y todo esto por falta de un mecanismo eficaz que pueda controlar su venta legitima y el rastreo efectivo lo cual determina y deja a la luz pública que quizás si hay una licencia para matar y traficar que dice “HECHO EN USA” en cada arma en manos de los sicarios de la droga.

Armas y Drogas decomisadas a los carteles Mexicanos.

Armas y Drogas decomisadas a los carteles Mexicanos.