EN UNA ECONOMÍA QUE PASO DE FUERTE A FRÁGIL POR LAS CONSECUENCIAS DEL LAVADO DE DINERO Y EL DELITO FINANCIERO… ES MUY PREOCUPANTE!

Como muchos entendemos hoy por hoy hay muchos tipos de delitos, ilícitos, contrabando  y tráficos. La tecnología y su uso para fines negativos y malévolos avanzan mientras la economía mundial sufre y va en declive. Como especialista en seguridad cibernética comprendo que hace mucho ya la práctica de lavado de dinero electrónico no es algo muy nuevo pero que si ha encontrado un nicho de avance en las redes financiaras y crediticias mundiales, algo muy preocupante.

También es de entenderse que este negocio es de los soberbios y avaros que controlan las bancas, gobernantes y leyes, donde usan y abusan a los pobres, la clase media en la sociedad que vivimos. Es más que entendible que el lavado de dinero tiene un efecto corrosivo en la economía, el gobierno y el  bienestar social de cualquier país; y esto es un problema global que enriquece al 1% mientras que el resto sufre las consecuencias y secuelas del ilícito.

Esta práctica distorsiona inescrupulosamente las decisiones comerciales, aumenta el riesgo de la quiebra bancaria, quita al gobierno el control de la política económica, daña la reputación de cualquier nación y expone a su pueblo al tráfico de drogas, el contrabando y un sin número de actividades delictivas. Dadas las ventajas tecnológicas que emplean actualmente quienes lavan dinero, se requiere un alto nivel de cooperación internacional para tratar de tener este delito digital.

Hoy día en USA no importa que no tengas crédito, te investigan menos y hasta existen tarjetas crediticias que tu llenas-cargas con tu dinero y las puedes usar en el Internet, mercados y hasta bancos. En esa forma los delincuentes cibernéticos junto con organizaciones delictivas lavan los dólares digitales en forma que es un poco más difícil de controlar y seguir les la huella digital.

Antes para solicitar una tarjeta de crédito era un poco difícil, por empezar te decían sos nuevo, no tienes historial, no te podemos aprobar un crédito. Hoy día, eso ya no importa, te dan una tarjeta pre-pagada que puedes llenar a tu antojo sin ser verificado de cómo o donde llego ese dinero ahí. Ya muchos viajan con este tipo de tarjetas, donde no llevan encima el efectivo y no lo declaran en aeropuertos Internacionales, pero si pueden hacer uso de sus fondos electrónicos en la cantidad y forma que permite su tarjeta de crédito pre-pagada.

Esto ha permitido a los delincuentes una nueva forma, una puerta y ventana más abierta al mundo rápido del enriquecimiento ilícito y trafico-blanqueo de fondos a nivel Internacional, al final de cuentas, el delito siempre paga porque sin importar que tipo de delincuente es, bien sea narcotraficantes, delincuentes organizados, terroristas, traficantes de armas, chantajistas o estafadores con tarjetas de crédito, disfracen el origen de su dinero ilegal de forma digital para evitar que sea detectado y que se les enjuicie cuando lo utilizan.

Esta práctica avanzada en uso de la tecnología hace que el lavado de dinero digital-electrónico sea esencial para lograr el funcionamiento efectivo de prácticamente toda forma de delincuencia transnacional y organizada. Cualquier tipos de de lavado de dinero generalmente implica un conjunto de transacciones múltiples para disfrazar el origen de los ingresos financieros de tal manera que los delincuentes puedan utilizarlos sin ser comprometidos.

Los esfuerzos para combatirlo, que tienen por objeto impedir o limitar el desarrollo de la capacidad de los delincuentes de utilizar ganancias mal obtenidas, son un componente tan básico como eficaz de la lucha contra el delito.

Los modernos sistemas financieros, además de facilitar el comercio legítimo, permiten también a estos delincuentes digitales ordenar el traslado de millones de dólares instantáneamente por medio de computadoras personales y antenas que reciben señales satelitales. Sabemos que el lavado de dinero depende hasta cierto punto de sistemas y operaciones financieras existentes, las opciones que tiene el delincuente para lavar el dinero están limitadas sólo por su imaginación, porque en el mundo cibernético con los dólares digitales al alcance de tus teclas casi cualquier cosa es posible.

Evidentemente el delincuente en el ciberespacio tiene como oportunidad y medio de lavar el dinero por intermedio de las casas de cambio de moneda, casas de corretaje de bolsa, comerciantes en oro, casinos, vendedores de automóviles, compañías de seguros y sociedades mercantiles, en fin sus opciones son múltiples lo cual hace muy difícil la tarea de perseguirles la huella digital para formar un caso con pruebas en su contra y aprenderlos.

Los servicios de transacciones bancarias privadas, los bancos extraterritoriales, las sociedades ficticias, las zonas de libre comercio, los sistemas de telégrafo y la financiación comercial, complican la labor legal de aprensión en contra de los delincuentes porque  estas organizaciones pueden encubrir actividades ilícitas digitales y de cualquier índole.

Al hacerlo, los delincuentes manipulan los sistemas financieros en no solo en los Estados Unidos pero también Internacionalmente, porque al tener ellos el dinero, tienen el poder que da la avaricia de enriquecerse rápidamente e ilícitamente sin importarles nada más que llenar sus bolsillos.

No obstante, el lavado de dinero desenfrenado erosiona la integridad de cualquier institución financiera de un país, como sucedió en USA con barios bancos que fueron involucrados en actividades ilícitas según informaron algunos medios informativos.

Debido al alto grado de uso e integración tecnológica de los mercados de capital financiero, esta actividad puede también afectar adversamente las monedas y las tasas de interés globales, porque el dinero lavado digitalmente o electrónicamente fluye hacia los sistemas financieros mundiales, donde puede socavar las economías y monedas nacionales. Por tanto, el lavado de dinero no es sólo un problema de aplicación de la ley, representa también una grave amenaza a la seguridad nacional e internacional social.

El lavado de dinero tiene potencialmente consecuencias devastadoras económicas y sociales, así como para la seguridad; es el combustible con que traficantes de drogas, terroristas, mafias, maras, tráfico de humanos, tráfico de órganos, tráfico de ilegales a otras naciones, comerciantes ilegales de armas, funcionarios públicos corruptos y demás pueden operar y ampliar sus actividades ilícitas en el ciberespacio creando un ducto de flujo digital nuevo que les genera ganancias millonarias en un mundo económico
en declive pero de abundancia y provecho digital tecnológico de avance donde las altas sumas de dinero van, vienen y desaparecen sin rastro alguno en el ciberespacio.

Actualmente el alcance internacional del delito va en aumento y los aspectos financieros de éste son más complejos debido al rápido avance de la tecnología y la mundialización de la industria de los servicios financieros lo cual sabemos implica consecuencias técnicas que hay que resolver, mejorar en seguridad además de tratar de trabajar juntos con las bancas y leyes Internacionales para en esa forma minimizar el impacto negativo, financiero y social que el ilícito de tráfico y lavado
de dinero digital esta causando actualmente.

Para Ticovisión,

John F. Bisner Ureña.