COSTO SOCIAL & VULNERABILIDAD DE LOS MERCADOS EN DESARROLLO…

El lavado de dinero implica el encubrimiento de activos financieros de modo que ellos puedan ser usados sin que se detecte la actividad ilegal que los produce. Hoy día, con los avances tecnológicos gran parte de estos fraudes de movimiento económico ilícito y digital se cometen por Internet donde personas u organizaciones delictivas transforman los ingresos económicos derivados de actividades criminales en fondos de fuente aparentemente legal.

En estos casos la delincuencia digital ha transformado y toma ventaja de la “Alta Tecnología” para convertir lo ilegal en legal, para transferir altas sumas de dinero, esconderlas y desvanecer las para después aparecer transformado en legal, donde el procesamiento de ingresos delictivos de lavado digital encubre su origen ilegal y rastro.

Algo así como frentes digitales donde empresas virtuales aparecen y desaparecen hoy con inmensas sumas de dinero en ganancias transferidas a cuentas especiales en el Caribe, Tercer Mundo y Europa. Tal actividad es un proceso vital para que el delito rinda beneficios millonarios que permite a los narcotraficantes, los contrabandistas y otros delincuentes ampliar sus operaciones ilícitas por el mundo.

Pero a todo esto existe un gran costo y riesgo social muy considerable relacionado con el blanqueo-lavado de dinero digital donde el costo gubernamental se eleva debido a la gran necesidad de una mayor actividad investigadora, recursos, ajustes de aplicación de las leyes y gastos para combatir las graves consecuencias que ocurren al cometerse los ilícitos digitales.

Además, uno de los otros efectos socioeconómicos negativos de esta práctica delictiva es que el lavado de dinero traslada el poder económico del mercado, el gobierno y los ciudadanos a los delincuentes y sus organizaciones; donde el viejo refrán “el delito no paga” es vuelto al revés.

Por otro lado, la magnitud misma del poder económico que acumulan los delincuentes digitales que lavan dinero tiene un efecto muy corrupto sobre todos los elementos de la sociedad donde en algunos casos extremos, puede llevar a un apoderamiento virtual del gobierno legítimamente establecido. En otras palabras, el lavado-blanqueo de dinero representa un problema muy complejo y dinámico para la comunidad y sociedad global.

Este problema y práctica digital delictiva no solamente es existente en los principales mercados financieros y centros extraterritoriales del mundo, sino también se agrava en los mercados en desarrollo. Es un hecho, que todo país integrado en el sistema financiero internacional corre grandes riesgos y peligros en la era digital de avance del momento. A medida que los mercados en desarrollo abren sus economías y sectores financieros, llegan a ser progresivamente blancos viables de esta actividad delictiva difícil de rastrear y detener.

Por lo tanto los esfuerzos intensificados de las autoridades de los principales mercados financieros mundiales y en muchos centros financieros extraterritoriales, para ampliar la seguridad cibernética de su red bancaria-financiera y combatir esta actividad ofrecen un incentivo más para que los delincuentes digitales trasladen sus actividades a los mercados en desarrollo.

Existen pruebas suficientes, de envíos transnacionales crecientes de inmensas sumas de dinero en efectivo y digital hacia mercados que tienen sistemas deficientes para detectar y registrar la colocación de dinero en efectivo y digital en el sistema financiero, así como una inversión creciente por grupos de delincuentes organizados en bienes raíces, crediticias y otros negocios en los mercados en desarrollo.

Por lo tanto los efectos negativos del blanqueo de dinero digital tienden a magnificarse en estos mercados tanto en el campo microeconómico como en el macroeconómico, dejando en claro y explicando por qué el lavado de dinero es una amenaza tan difícil de detectar y compleja, especialmente en los mercados en desarrollo.

Es eminente que la naturaleza trans-nacional/global de esta actividad requiere la cooperación internacional y el endurecimiento y aplicación de las leyes con el fin de reducir la capacidad de estos delincuentes digitales para lavar sus ganancias y llevar a cabo sus actividades delictivas en el ciberespacio.

 

blanqueo de dinero, lavado de dolares

Para Estados Unidos, la lucha antilavado ya no es prioritaria, a menos que esté vinculada con las actividades terroristas.....!!!

Para Ticovisión,

John F. Bisner Ureña.