No es difícil ver y observar que la gran deficiencia y falla humana es vivir inconscientemente de sí mismo. Es triste pensar que somos conciencias inconscientes de sí mismas. El mundo no está lleno de gente mala, como frecuentemente se dice. El mundo está lleno de gente inconsciente e ignorante de lo que hace y sobre todo ignorante de lo que es.

Todas las maldades y abusos inhumanos son fruto de la ignorancia e inconsciencia. No se diga que el que obra mal se da cuenta de que actúa mal. No es suficiente. Aunque se dé cuenta de que obra mal, sigue siendo inconsciente e ignorante de sí mismo. Si tuviera una elemental conciencia de sí, con toda seguridad actuaría de otra manera mucho más adecuada.

Cada momento en que estoy presente a mí mismo, estoy en La Verdad y esta es La Realidad. Ver La Verdad y distinguirla de todo lo ilusorio que la rodea es estar despierto. Y mantenerse en esa luz es la máxima felicidad. Solamente La Verdad, vivir en Ella, nos hace libres y felices.

Alguien dijo: “No pretendas enseñar a cantar a un cerdo porque pierdes el tiempo e irritas al cerdo”. Cuando alguien no tiene la demanda interior de conocer La Verdad, es inútil predicarle, hablarle y tratar de convencerle de algo. Si no tiene anhelo interno de conocer La Verdad, con tus palabras solamente lograrás irritarlo y provocar en él una resistencia y un rechazo a lo que intentas comunicarle.

Algunas personas bienintencionadas presionan moralmente a algunos seres queridos a leer o asistir a conferencias sobre temas espirituales, sin que ellos sientan ninguna aspiración o deseo hacia ello. No es aconsejable. Llegará el momento en que ellos sientan la demanda interior. Pero quizás ahora no es el momento justo.

“La vida tiene su cause y hay que dejarlo fluir para que alcance su meta en el momento preciso” JB211

"La vida tiene su cause y hay que dejarlo fluir para que alcance su meta en el momento preciso" JB211

de.. Darío Lostado (Editorial Dilema)

Se los recomiendo…

JFBisner