Dios nos creó con amor y nos dio la capacidad de amar para que fuésemos felices. Las emociones positivas amplían nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales y los hacen más perdurables. Cuando estamos de talanto positivo, la amistad, las relaciones amorosas y las coaliciones tienen más probabilidades de prosperar. Nuestra actitud mental es expansiva, tolerante y creativa.

La actitud positiva nos hace adoptar una forma de pensamiento totalmente distinta a la actitud negativa. Mueve a adoptar una forma de pensar creativa, tolerante, constructiva, generosa, relajada y feliz.

El estado emocional positivo también protege de los estragos del envejecimiento. Los felices tienen mejores hábitos de salud, menor tensión arterial y un sistema inmunológico más fuerte. “Lucha por alcanzar tus sueños´´. Día con día muchos seres humanos luchamos para cambiar y mejorar, este cambio que experimentamos no nos deja de asombrar a muchos. En mi caso, siento que mi yo pasado ha muerto y que mi yo presente está cambiando increíblemente para convertirme en un yo futuro más maduro, más realizado, más ser humano.

Es bueno preguntarse así mismo… ¿Hacia dónde quiero orientar mi vida? ¿Quién quiero ser?  Ser feliz“, ¿Es un propósito fútil? ¿Vale la pena molestarse en ser feliz?  Bueno, al parecer, sí. Ser feliz te hace vivir más, mejora tu salud, mejora tu aspecto económico, y mejoras tus relaciones sociales humanas. Las defensas maduras (altruismo, capacidad de aplazar la gratificación, la previsión del futuro y el sentido del humor) son un indicador fiable de la alegría de vivir, de los ingresos elevados y de la ancianidad vigorosa. 

Experimentar emotividad y vibra positiva y saber expresarla es la clave de casi todas las formas de amor y amistad existentes. Las personas que son muy felices tienen una vida social rica. Ellos tienen más amigos, tanto buenos como superficiales, más probabilidades de casarse y participan más en actividades de grupo. Son personas más altruistas.

Si nos dedicamos a desarrollar más positivismo, vínculos amistosos, amor y mejor salud física los logros serán mayores y favorables. Los sentimientos positivos maximizan los beneficios sociales, intelectuales y físicos, que se van acumulando en tu entorno y armonía compartida.

“¡Hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy!” es la base con significado que indica que siempre es posible hacer mejor las cosas. La cultura japonesa está implantado el concepto de que ningún día debe pasar sin una cierta mejora diaria.

Como ejemplo podemos usar de referencia los jardines Japoneses, donde al ojo simple no se ven grandes cambios, pero cada día, imperceptiblemente, están haciendo pequeñas mejoras: se cortan unos brotes por aquí, se quitan unas hojas secas por allá. Ellos no se realizan cambios sustanciales sino pequeños retoques diarios como pequeños pasos cotidianos que significan un perfeccionamiento continuo, algo realmente importante si se aplica en nuestras vidas y vivir.

No hay propósito más noble o importante que el propósito de la autosuperación”. Como dijo Confucio muchos años atrás: ‘la gente buena se fortalece a sí misma incesantemente’. La mejora constante en todas las áreas es esencial para alcanzar tu verdadero potencial como ser humano. La marca personal de casi toda persona exitosa es una dedicación a la mejora diaria tanto en su vida personal como profesional. “CONTINUIDA, APLICACIÓN Y DEDICACION”.

Afánate por mejorar tu cuerpo y tu mente. Nutre tu espíritu y medita. Haz esas cosas que temes, solo perdiendo los miedos serás capaz de dar un paso más hacia delante de donde ya te encuentras.

Empieza a vivir con energía desbordante y entusiasmo ilimitado. Ve salir el sol y disfrútalo, siente esos rayos de luz que calientan tu vida. Baila bajo una ducha de lluvia, siente las gotas que mojan y humectan tu ser con el agua de vida. Aprende a escuchar y apreciar todo lo que te rodea. Dale gracias a DIOS tu creador a diario. Aprende del arte de la simpleza y humildad. Sé la persona que sueñas ser.

Haz las cosas que siempre has querido hacer pero no hacías porque creías que eras demasiado joven o demasiado viejo, demasiado rico o demasiado pobre. No interpongas barreras donde no existen, es como hacer olas en un mar vacío o crear muros donde no existen fronteras.  No te compliques. Simplemente, prepárate a vivir una vida de verdad, plena e intensa. Esfuérzate siempre por ser FELIZ y brindar felicidad a los demás, para que tu creación sea tu presente y regalo de futuro…!!!

 

John Bisner  Ureña

Advertisements